NULIDAD DEL DESPIDO POR VIOLACIÓN DEL DERECHO A LA PROPIA IMAGEN

14/09/2015

La empresa impone a la trabajadora, dependienta de una tienda, ir maquillada y ésta se niega.

 

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid en fecha 3 junio 2015 dictó  sentencia por la que se declaraba nulo el despido de una trabajadora a la que la empresa le exigía que debía acudir maquillada al Trabajo.

 

Según esta Sentencia, existía en la empresa una normativa interna , que le había sido entregada a la trabajadora en el momento de contratarla, en la que se indicaba expresamente que “su maquillaje sea lo mas discreto posible, consiguiendo dar una imagen limpia y cuidada”.

 

Según la Sentencia, lo único que se acreditó en el juicio es que la trabajadora no iba maquillada, y no había accedido a maquillarse pese a los requerimientos efectuados por la empresa, incluso había sido sancionada por ello.

 

La sentencia declara nulo el despido por considerar que existió vulneración de derechos fundamentales, pues a pesar de que la empresa señaló la obligación de acudir al trabajo maquillada, y que ello era conocido por la actora, lo cierto es que , en las referidas normas internas de la empresa no se exigía que la trabajadora tuviera que ir maquillada, sino que, en caso de maquillarse, el maquillaje debía ser “discreto”, y lo único que se acreditó en el juicio es que la trabajadora no iba maquillada y que no accedió a maquillarse.

 

Así pues el juzgador considera que la actuación de la empresa , imponiéndole la exigencia del maquillaje, constituye sin duda una clara lesión del derecho fundamental de la trabajadora a la propia imagen (articulo 18.1 de la Constitución), pues suponía una seria intromisión, totalmente injustificada, en su libertad para mostrar su imagen física personal.

 

Destaca también la Sentencia que no se ha acreditado tampoco que la actora acudiese al trabajo de forma inadecuada en cuanto a su modo de vestir o acudiera con una apariencia inadecuada conforme a los usos sociales, sino que , al exigírsele que fuera maquillada, se estaba incidiendo en un aspecto relacionado claramente con la imagen básica de la persona.

 

La sentencia, a parte de declarar nulo el despido , impone a la empresa el pago de una indemnización a la actora de 2000 euros por daños morales.

Please reload